Presidencia de Alejandro Agustin Lanusse

Las divergencias con la política de Onganía y el debilitamiento de la Revolución Argentina ante el clima insurreccional generado por las incipientes organizaciones armadas clandestinas a partir del Cordobazo, lo llevaron a exigir la renuncia de éste y, tras su negativa, a derrocarlo.

La Junta de Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, que Lanusse integraba como Jefe del Ejército, reemplazó en dicha instancia a Onganía por Roberto Marcelo Levingston, quien luego de un breve período como presidente, fue a su vez destituido y reemplazado por el propio Lanusse que accedió a la presidencia en marzo de 1971.

Lanusse (derecha) junto a Juan Carlos Onganía.

Durante su gobierno mostró rasgos de pragmatismo, restableciendo las relaciones diplomáticas con China, repatriando el cadáver de Eva Perón e invitando a Perón a regresar del exilio en 1972. En el plano económico se ejecutaron o iniciaron importantes obras de infraestructura tales como rutas, represas, centrales eléctricas, puentes, y en el plano jurídico se hicieron bajo su mandato importantes avances legislativos (más allá de no ser en si actos legislativos ya que estaba subvertido el estado de derecho), como ser la primera ley orgánica de su tipo en el país, La Ley Nacional de Procedimientos Administrativos (decreto-ley 19.549), la primera ley orgánica del sistema de las Sociedades Comerciales (decreto-ley 19.550) y la primera ley, por fuera de lo que fue el antiguo Código de Comercio, de Concursos y Quiebras (decreto-ley 19.551), entre otras.

En su presidencia la calle Florida se transformo en peatonal, se inauguró el túnel de la Avenida del Libertador. Durante su presidencia tuvo una gran actividad con sus pares latinoamericanos, al contrario que varios presidentes de facto, con los cuales no discrepo en ideologías, llegándose a abrazar con el conservador presidente uruguayo, Jorge Pacheco Areco y hasta con el presidente socialista de Chile Salvador Allende.

El objetivo básico de Lanusse fue el tratar de bloquear toda posibilidad de retorno del peronismo hacia el poder. Una de sus primeras acciones fue conformar a su gabinete con sectores políticos considerados como “cercanos”, y funcionales al juego de obstaculización al peronismo. Al frente del Ministerio del Interior, designa al radical del pueblo Arturo Mor Roig, con la anuencia de Ricardo Balbín.[3]

Alejandro Lanusse junto al presidente de Chile Salvador Allende en el año 1971.

La iniciativa política implementada por su ministro del interior Mor Roig, consistía en impulsar la formación de una fuerza de derecha, una de izquierda (expresada a través del peronismo), y otra de centro (expresada por el radicalismo). Para ello se promueve la finalización del viejo litigio entre aquellos que se consideraban legítimos depositarios de la sigla UCR sin aditamentos. Es así como la UCRP vuelve a ser la UCR, al tiempo que lo que había sido la UCRI se estructura en torno al Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), liderado por Arturo Frondizi, y el Partido Intransigente, liderado por Oscar Alende.[3]

Comenzó a surgir la idea de un retorno a Juan Domingo Perón. Este apuntaba a dos tácticas. Darle poder al PJ y montoneros, mientras negociaba con los partidos políticos la realización de las elecciones.

[editar] El GAN

Para llevar a efecto su proyecto para una salida democrática, Lanusse designó como Ministro del Interior a un político de militancia radical, Arturo Mor Roig, quien sería el arquitecto del Gran Acuerdo Nacional, creado también para encontrar la mejor manera hacer quedar bien a las Fuerzas Armadas. El GAN era un intento de hallar una salida política al régimen militar. En abril de 1971, Mor Roig anunció el levantamiento de la veda política, y reintegró los bienes a los partidos políticos, se volvieron a abrir los comités políticos y se dio lugar a la libertad política, sin ningún tipo de restricción y asumiendo el compromiso emanado del documento de la convocatoria La Hora del Pueblo, para luego arribar al GAN.[3] [2]

[editar] Masacre de Trelew

Dentro de un clima político de creciente violencia en el que entre otros hechos de sangre ocurrió la Masacre de Trelew, Lanusse se comprometió a convocar a elecciones en 1973, la fórmula ganadora consagró a Héctor José Cámpora como presidente, y tras la asunción de éste, Lanusse pasó a retiro.

La masacre de Trelew debilitó aun más al gobierno de facto. El hecho se inició el 15 de agosto de 1972, un grupo de guerrilleros de FAR, ERP y Montoneros en una operación en conjunto, coparon la prisión de Rawson para realizar la fuga. El plan fracasó, debido a varias fallas, haciendo que solo sus jefes se puedan escapar del país rumbo a Chile y después a Cuba. El resto se entregaron ante la marina, unos pocos días después, el 22 de agosto fueron fusilados, simulando un intento de fuga. La confusión hizo que quedasen tres sobrevivientes, pero estos no pudieron sobrevivir a la dictadura de 1976-1983

[editar] Salida democrática

El ya ex presidente Lanusse al lado del nuevo presidente constitucional Héctor Campora.

El gobierno anuncia que habrá elecciones libres el 11 de marzo de 1973, y la entrega del poder se realizara el 25 de mayo, se impuso como condición que los candidatos se tengan que encontrar en el país antes del 25 de agosto de 1972, y permanecer dentro del país hasta la fecha de la asunción. Desde Madrid, Juan Perón designa como delegado personal para la presidencia a Héctor Campora, ya que Perón no estaba de acuerdo con estas condiciones, según él, eran “anti-constitucionales”. Las elecciones fueron ganadas por la formula Campora-Lima con 5.908.414 de votos, seguido de la formula radical Balbín-Gamond, con 2.537.605 votos. Lanusse traspaso el poder mediante elecciones libres y sin ningún tipo de proscripción el 25 de mayo de 1973 a Campora, hacia veintiún años que no se sucedía el mando presidencial por elecciones libres, aunque con condiciones inusuales en comparación a otras elecciones.[2]

Ante la negativa de Perón a las condiciones impuestas para la vuelta electoral, Lanusse dijo la famosa frase:

“Perón no viene porque no le da el cuero para venir”

Alejandro Agustín Lanusse.[4]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s